Receta de Rollitos de Pollo y Espinacas con Queso Ricotta en freidora sin aceite


Los rollitos de pollo y espinacas con queso ricotta son una deliciosa opción para disfrutar de un platillo saludable y sabroso. En esta receta, te enseñaremos cómo prepararlos en una freidora sin aceite, lo que los hace aún más saludables. Los rollitos quedan crujientes por fuera y suaves por dentro, y el relleno de espinacas y queso ricotta le da un sabor irresistible.

Las mejores freidoras sin aceite para esta receta

Ingredientes

  1. 2 pechugas de pollo deshuesadas y sin piel
  2. 2 tazas de espinacas frescas
  3. 1 taza de queso ricotta
  4. 1/4 de taza de queso parmesano rallado
  5. 1 huevo batido
  6. 1/2 taza de pan rallado
  7. Sal y pimienta al gusto

¿Cómo hacer Receta de Rollitos de Pollo y Espinacas con Queso Ricotta en freidora sin aceite paso a paso?

1. Precalienta la freidora sin aceite a 180°C.

2. Abre las pechugas de pollo por la mitad, como si fueran un libro, y aplánalas con un mazo de cocina.

3. En un tazón, mezcla las espinacas, el queso ricotta, el queso parmesano, sal y pimienta.

4. Coloca una porción de la mezcla de espinacas en el centro de cada pechuga de pollo.

5. Enrolla las pechugas de pollo sobre sí mismas, asegurándote de que el relleno quede bien cubierto.

6. Sumerge cada rollito de pollo en el huevo batido y luego pásalos por el pan rallado.

7. Coloca los rollitos en la freidora sin aceite y cocina durante 15-20 minutos, o hasta que estén dorados y cocidos por dentro.

8. Retira los rollitos de la freidora y déjalos reposar durante unos minutos antes de servir.

Consejos antes de hacer esta Receta de Rollitos de Pollo y Espinacas con Queso Ricotta en freidora sin aceite

Antes de cocinar los rollitos de pollo, asegúrate de que las pechugas estén bien deshuesadas y sin piel. También puedes utilizar pechugas de pollo ya cortadas en filetes finos.

Si no tienes una freidora sin aceite, puedes hacerlos en el horno precalentado a 200°C durante 25-30 minutos.

Estos rollitos de pollo y espinacas son perfectos como plato principal, pero también puedes servirlos como aperitivo o acompañamiento. Combínalos con una ensalada fresca o con arroz integral.

¡Esperamos que disfrutes de esta deliciosa receta! Si quieres descubrir más recetas saludables y sabrosas, no dudes en explorar nuestras otras opciones abajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *