Receta de Albóndigas de Garbanzo con Salsa de Tomate en freidora sin aceite


Las albóndigas de garbanzo con salsa de tomate son una opción deliciosa y saludable para disfrutar en cualquier ocasión. Además, al cocinarlas en una freidora sin aceite, reducimos considerablemente la cantidad de grasas saturadas en el plato. Estas albóndigas son perfectas como entrante o como plato principal acompañadas de arroz o ensalada.

Las mejores freidoras sin aceite para esta receta

Ingredientes

  1. 1 taza de garbanzos cocidos
  2. 1 cebolla pequeña
  3. 2 dientes de ajo
  4. 1 zanahoria
  5. 1 cucharadita de comino en polvo
  6. 1 cucharadita de pimentón dulce
  7. Sal y pimienta al gusto
  8. 1 huevo
  9. 1/2 taza de pan rallado
  10. 1 taza de salsa de tomate

¿Cómo hacer Receta de Albóndigas de Garbanzo con Salsa de Tomate en freidora sin aceite paso a paso?

1. En un procesador de alimentos, añade los garbanzos cocidos, la cebolla, los ajos, la zanahoria, el comino, el pimentón, la sal y la pimienta. Tritura hasta obtener una masa homogénea.

2. Transfiere la masa a un bol y agrega el huevo y el pan rallado. Mezcla bien hasta que todos los ingredientes estén incorporados.

3. Forma pequeñas albóndigas con la masa y colócalas en la bandeja de la freidora sin aceite.

4. Programa la freidora a 180°C y cocina las albóndigas durante 15-20 minutos, o hasta que estén doradas y crujientes.

5. Mientras tanto, calienta la salsa de tomate en una olla a fuego medio.

6. Una vez que las albóndigas estén listas, sirve sobre la salsa de tomate caliente.

Consejos antes de hacer esta Receta de Albóndigas de Garbanzo con Salsa de Tomate en freidora sin aceite

Antes de comenzar a preparar esta receta, asegúrate de que los garbanzos estén bien cocidos para que la masa quede suave y fácil de manipular. Si prefieres, puedes utilizar garbanzos enlatados enjuagados y escurridos.

Si no tienes una freidora sin aceite, puedes hornear las albóndigas a 180°C durante aproximadamente 25-30 minutos, volteándolas a la mitad del tiempo de cocción para que se doren de manera uniforme.

Estas albóndigas de garbanzo con salsa de tomate son deliciosas por sí solas, pero también puedes servirlas con arroz integral, quinoa o una ensalada fresca para completar el plato. Además, puedes añadirles un poco de queso rallado por encima antes de servir para darles un toque extra de sabor.

Espero que disfrutes de esta receta saludable y sabrosa. Si estás buscando más ideas de recetas, no dudes en explorar nuestras otras opciones a continuación. ¡Buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *